La idea de iniciar un negocio puede resultar muy tentadora. Tal vez sea un deseo el seguir un interés de por vida. Quizás esté creando un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida con un horario flexible. Podría ser una forma de ganar más dinero. Sin embargo, a pesar de lo gratificante que puede ser el ser propietario de una empresa, no es para todos. Estos son algunos de los riesgos y recompensas de ser propietario de un negocio, en comparación con ser un empleado.

Cuando alguien es contratado como empleado, hay una gran cantidad de previsibilidad involucrada. Por ejemplo, es probable que el número de horas trabajadas a la semana esté relativamente establecido, y un empleado recibirá regularmente un cheque de pago por una cierta cantidad por el trabajo completado. Dependiendo del empleador, un empleado puede recibir beneficios como seguro médico, vacaciones y planes de ahorro para la jubilación y los empleados pueden tener oportunidades de crecimiento y capacitación profesional cuando trabajan para una organización de apoyo. Ser empleado significa participar en un esfuerzo grupal para lograr la misión general de la empresa.

Administrar una empresa rara vez es predecible. El propietario es en última instancia responsable de asegurarse de que todos los aspectos del negocio estén funcionando a plena capacidad. Esto incluye todo, desde asegurarse de que haya suficiente trabajo para sostener el negocio, hasta facturar y cobrar los pagos de los clientes, verificar que el equipo funcione correctamente, asegurarse de que se pague el alquiler, pagar impuestos, presentar la documentación comercial y contratar y despedir empleados. El trabajo nunca termina realmente para el propietario de la empresa y, a menudo, se requieren muchas horas para mantener la empresa a flote.

Sin embargo, junto con el riego viene el potencial de éxito y recompensas. Muchas empresas exitosas en los Estados Unidos son propiedad o copropiedad de inmigrantes de primera generación. Las nuevas empresas propiedad de inmigrantes han crecido significativamente en los últimos 25 años, superando constantemente a las empresas iniciadas por propietarios nacidos en Los Estados Unidos. Algunas de estas empresas no solo son lucrativas para los propietarios, sino que también crean puestos de trabajo. Los dueños de negocios pueden sentirse bien con su papel de contribuir a la comunidad local y brindar oportunidades a los demás.
Alguien que esté contemplando iniciar un negocio debe considerar su nivel de comodidad al asumir las responsabilidades asociadas y los riesgos que acompañan a la propiedad. Otro aspecto a considerar es la felicidad personal, las responsabilidades actuales y los objetivos generales de la vida.