Por  Alison Gorman, M.D. 

¿Has oído hablar de la tuberculosis? La tuberculosis es una infección causada por la bacteria de la tuberculosis. Este germen es muy común en muchas partes del mundo. Las personas con tuberculosis pueden tener una infección activa, que puede hacer que se sientan muy enfermas, o pueden tener una infección silenciosa, llamada TB latente o “TB durmiente”, que no presenta ningún síntoma.

Las personas pueden infectarse con la bacteria de la TB al inhalar el germen del aire. Esto sucede a menudo cuando una persona respira aire después de que una persona con TB activa propaga la bacteria al hablar, cantar o toser.

Una persona con TB activa puede tener tos persistente, sudores nocturnos, fiebre o pérdida de peso. Por lo general, las personas con infección de TB activa no se sienten bien.

Por el contrario, una persona con una infección de TB silenciosa o latente se siente saludable porque la bacteria está dormida y no causa ningún síntoma. Una persona con tuberculosis latente no puede transmitir el germen de la tuberculosis a otras personas.

Es importante averiguar si alguien ha estado expuesto al germen de la TB. Hacemos esto con una prueba cutánea llamada “PPD” o un análisis de sangre. Ambos muestran si una persona ha inhalado el germen de la TB.

Si la prueba muestra que una persona ha inhalado el germen de la TB, es importante averiguar si el germen está dormido o despierto. Debido a que la TB generalmente causa síntomas en los pulmones, los proveedores médicos revisan una radiografía de los pulmones para asegurarse de que la bacteria no haya causado ninguna enfermedad. También le preguntarán acerca de otros síntomas porque la TB puede afectar otras partes del cuerpo además de los pulmones.

Si la radiografía muestra enfermedad activa, los pacientes son referidos a un especialista en TB para recibir tratamiento con medicamentos fuertes. Es importante que estos pacientes reciban tratamiento – protege su salud y evita que propaguen el germen a otras personas en la comunidad. Los pacientes con TB activa trabajan con un equipo médico para garantizar que reciban los medicamentos y la atención que necesitan. Por lo general, el tratamiento dura varios meses.

Si la radiografía no muestra ninguna enfermedad activa en los pulmones y no hay preocupación por la tuberculosis en otras partes del cuerpo, la persona tiene una infección de tuberculosis latente. Es importante que las personas con infección de tuberculosis latente también reciban tratamiento. Algunos pueden preguntarse por qué una persona necesita ser tratada si se siente bien; esto se debe a que las bacterias durmientes pueden despertarse en cualquier momento y causar una infección activa. Esto ocurre en el 5-10 % de las personas. Si la bacteria se despierta, las personas pueden sentirse enfermas y luego pueden transmitir el germen a otras personas. Los pacientes con tuberculosis latente toman medicamentos durante meses para asegurarse de que la bacteria nunca se despierte.

Las pruebas de TB y el tratamiento de infecciones de TB activas y latentes nos benefician a todos. Cuando trabajamos juntos para limitar la propagación de la tuberculosis, la salud de las personas y de nuestra comunidad mejora. Hable con su equipo médico si tiene preguntas o si desea someterse a una prueba de detección de tuberculosis.